Quantcast
Notas

Amores Perros: Una pequeña muestra de la belleza del rock latinoamericano en el séptimo arte

Han pasado ya dos décadas desde que el director Alejandro González Iñárritu presentó su ópera prima, Amores Perros, en el Festival de Cannes; por lo que en el marco de su vigésimo aniversario, recientemente se ha anunciado un reestreno de la película y una serie de proyecciones especiales que llegarán hasta el Zócalo de la Ciudad de México para conmemorar en grande el lanzamiento de este filme.

Desde su estreno oficial en los cines mexicanos el 16 de junio del año 2000, Amores Perros tomó su lugar como una las cintas más importantes de la era moderna del cine mexicano gracias a su maravillosa propuesta narrativa y visual, llevando así el nombre de nuestro país muy en alto dentro de la industria cinematográfica internacional.

Ciertamente es que fueron muchos los elementos que convergieron para hacer de esta película un éxito arrollador del séptimo arte, desde el guión de Guillermo Arriaga y la forma en que se desarrolla el argumento conectando de manera no lineal las tres historias que hacen referencia a múltiples sentimientos de la naturaleza humana con personajes de diferentes extractos sociales, hasta la fotografía naturalista en 35 mm realizada por Rodrigo Prieto; sin embargo, uno de los aspectos que resalta de manera notable dentro del filme, es la musicalización y el soundtrack con el que fue concebido, teniendo como eje central una selección de rock latinoamericano que el mismo González Iñárritu erigió haciendo uso de su gusto por este género.

Imagen por: Pinterest

Claro está, que para que todo esto pudiera suceder se necesitaba de una mente maestra que pudiera producir de manera certera el soundtrack que acompañaría a la cinta debut del director mexicano, buscando a alguien que entendiera la esencia musical que se intentaba plasmar y que conociera de primera mano el trabajo de los artistas elegidos para formar parte de este material; por lo que quién mejor para hacerlo, que el hombre que durante los años noventa fue considerado como “El Rey Midas del Rock Latino”, Gustavo Santaolalla.

Y es que para aquellos años el apellido Santaolalla era uno de los más reconocidos en lo que a producción musical respecta, habiendo trabajado con bandas y artistas latinoamericanos de la talla de Café Tacvba, Molotov, Fobia, Juanes, Julieta Venegas, Jorge Drexler, entre muchos otros más; por lo que no fue nada extraño que el afamado productor se uniera al proyecto, dejando por sentado el que su trabajo para el soundtrack de la película fluiría de la misma forma que lo había hecho en los últimos 10 años: Exitosamente.

Por otra parte, Gustavo Santaolalla también se haría cargo de realizar el score de Amores Perros, el cual sin duda alguna se convirtió en un hito dentro del llamado “Nuevo Cine Mexicano”, logrando reflejar de manera sonora la crudeza de la historia y la aflicción que emanaba de los personajes; pasando así a ser un recurso elemental en la narrativa al dotar de sentido a muchas de las acciones que se presentaban en pantalla.

Sumado a esto, a la fórmula del soundtrack se unieron grandes canciones de grandes bandas que se encontraban viviendo su mejor momento en una industria musical que apoyaba importantemente su ascenso dentro de la misma, teniendo dentro de la selección musical nombres como el de Titán o Illya Kuryaki & The Valderramas, quienes aportaron los temas “Corazón” y “Coolo”, respectivamente, para tomar parte de momentos específicos de la película como un eco que reforzaba esa llamada de atención al sentido auditivo del espectador.

Cabe señalar que otras bandas con ese mismo hype de popularidad también fueron invitadas a ser partícipes del soundtrack de Amores Perros, aunque no exactamente en el de la película, si no en un material complementario al de la musicalización; fue así que canciones como “Una Vez Más” de Zurdok, “Perro Amor Explota” de Bersuit Vergarabat, “Dime Cuando” de Ely Guerra, “Me Van A Matar” de Julieta Venegas y “Tienen El Odio Enjaulado” de Fiebre, pasaron a integrar ese plus sonoro inspirado en el filme.

Aunque si hay que hablar de un proyecto musical que vivía un gran momento y que le adhirió un sabor por demás interesante, tanto al soundtrack de la película, como al material inspirado en ella, fue Control Machete; puesto que la agrupación regiomontana sumó al proyecto canciones importantes, tales como “Amores Perros (De Perros Amores)” en colaboración con Ely Guerra y que fue incluida en el segundo disco del soundtrack, y “Sí Señor” y “Pesada”, dos temas que se destacaron en su segunda producción discográfica, ‘Artillería Pesada, Presenta…’, y que ya encausadas en el gusto del público, al tener presencia en la cinta lograron impulsar todavía más esa popularidad, misma que principalmente se vio reflejada en “Sí Señor” gracias a esa secuencia en donde podemos ver como el personaje de Gael García comienza a empoderarse tras salir victorioso en las peleas de perros.

Por otro lado, una de las participaciones a la que también vale mucho la pena hacer reconocimiento dentro del soundtrack complementario, es la de Café Tacvba, formando parte de esta producción con un par de temas que presentan de manera un tanto velada esa analogía canina a la que se hace referencia en la película, Dog:God” y “Aviéntame”; siendo este último uno de los más llamativos de la selección musical de Amores Perros por la desgarradora carga de melancolía y sentimentalismo que se puede escuchar en ella.

De cierto es que el soundtrack de Amores Perros no podía estar exento de algunas adiciones musicales que salieran de la base del rock latinoamericano, incorporando justificadamente a la película varios temas bastante peculiares como “La Vida Es Un Carnaval” de Celia Cruz, “Long Cool Woman” de The Hollies, “La Cumbia Del Garrote” de Los Del Garrote, y hasta una versión de la canción “Gimme Tha Power” hecha por la Banda Espuela de Oro, titulada “Dame El Poder”; mientras que, en lo que respecta a la segunda parte del soundtrack, en el tracklist podemos encontrar canciones como “Lado Animal” a cargo de Moenia, “Que Arañan Las Entrañas” de la Banda Espuela de Oro y “Love is a bitch” de Dover.

Pero como no podría ser de otra forma, al hablar de Amores Perros se necesita hablar de “Lucha de Gigantes”, y es que a estas alturas de la vida no sería posible el imaginarse la película sin esa icónica canción musicalizando la emblemática escena de la consumación del efímero amor entre los personajes de Octavio y Susana; y que a decir verdad, sin esa pieza musical probablemente la obra cinematográfica de González Iñárritu no habría existido, pues es bien sabido que la cinta surgió de los sentimientos que el tema de Nacha Pop provocó en él.

Es una realidad que a 20 años del estreno de Amores Perros, “Lucha de Gigantes” es en muchos sentidos la esencia genuina de la película, no solo por ese significado de romanticismo nostálgico que muchas personas le han dado a la canción, si no por esa interpretación que ahonda en el interior de cada quien y que busca ser un reflejo de esa pelea constante a la que nos enfrentamos contra nuestros miedos más profundos; manteniendo presente el espíritu del rock en español y avivando el concepto narrativo del filme en la memoria auditiva de todos aquellos que aún con el paso del tiempo continuamos  disfrutando de la composición de Antonio Vega como parte del soundtrack de Amores Perros.

NO OLVIDEN SEGUIRNOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Facebook: /TheIndigoShow

Twitter: @theindigoshow

Instagram: @the_indigo_show

Publicaciones Populares

¡Síguenos en nuestras redes!

Participa en el Show

¡Sé parte del Show!

¿Quieres ser parte de The Indigo Show? Regístrate para participar.

Regístrate

¿Quiénes Somos?

The Indigo Show es un proyecto que nació para apoyar a la música independiente nacional, proyectos nuevos o ya consolidados. Es un concepto diseñado para apoyar al artista independiente e inició transmisiones en enero del 2017.

Contacto

Av. de las Granjas #531, C.P. 02310, Ciudad de México, Copyright The Indigo Show. Todos los derechos reservados.

To Top