Quantcast
Notas

Rocky: La saga cinematográfica que traspasó la pantalla grande con su emblemática música

En la industria fílmica hay películas que han trascendido en la cultura popular de tal forma que se han convertido en esos proyectos audiovisuales imperdibles que una persona debe ver por lo menos una vez en la vida, creando así todo un hito a su alrededor que ha transformado a personajes ficticios en iconos que han traspasado la pantalla grande a tal punto que es difícil imaginarse una realidad sin ellos; sin embargo, hay que mencionar que dentro de este espectro, existe una serie de películas que lograron exaltar de manera estratosférica a un mismo personaje, nos referimos a la saga de Rocky.

Fue en 1976 cuando la cinta escrita y protagonizada por Sylvester Stallone, llegó por primera vez a las salas de cine para convertirse en un clásico instantáneo que vería su éxito reflejado en una saga compuesta por cinco películas más; las cuales además de ayudar a cimentar la carrera artística de Stallone, terminaron por consolidar a Rocky Balboa como uno de los personaje más memorables de la cinematografía mundial.

Imagen por: Marca

Es así que a lo largo de 30 años y múltiples filmes, en cada película de Rocky se nos narra la historia de un hombre italoamericano que en su búsqueda por autorrealizarse y cumplir el sueño americano, decide concentrar toda su dedicación y su esfuerzo en volverse un boxeador de peso completo, que más allá de enfrentar a sus rivales en el ring, va luchando en contra de sus propias limitaciones y los desafíos que la vida misma le va poniendo en el camino.

Imagen por: Lavish Rebellion

Claro está, que si bien la trama motivacional, el tratamiento de los personajes y las escenas de pelea fueron elementos importantes para que la saga de Rocky alcanzara esa popularidad y prestigio, fueron muchos los factores que tomaron parte dentro del proyecto como piezas de rompecabezas que se ajustaron a la perfección al universo del llamado “Semental Italiano”; no obstante, uno de los componentes que más sobresalió en cada una de las cintas y que sin duda alguna merece un reconocimiento aparte, fue su extraordinaria musicalización, misma que a la fecha sigue resonando con gran autoridad en cada rincón del mundo gracias a ese efervescente espíritu de lucha que transmite con tan solo escucharla.

De cierto es, que si se trata de hablar de la musicalización de las cintas de Rocky, es absolutamente necesario traer a colación el nombre de Bill Conti, ya que fue él quien se encargó de componer la banda sonora que acompañó a las películas Rocky I, II, III, V y Rocky Balboa; pasando con esto a ser parte fundamental de la saga, puesto que sin la presencia de esa mezcla de música emocionante e inspiradora en momentos muy específicos con temas como “Going The Distance”, los filmes no habrían conectado con el público de la manera en que lo hicieron y su influencia no hubiera logrado impactar con tal magnitud en la cultura popular.

Además de esto, es necesario destacar que Conti no sólo creó piezas como “Philadelphia Morning”, “You Take My Heart Away” o “The Final Bell”, si no que realizó el que probablemente sea el mayor aporte musical correspondiente a la saga de Rocky, el emblemático tema “Gonna Fly Now”. Y es que siendo sinceros, es difícil pensar que alguien no haya escuchado mínimo una vez en algún lado tan tremenda melodía; ya que esta obra maestra representativa de la pasión y la entrega que mostraba Rocky Balboa en cada uno de sus entrenamientos, ha llegado a traspasar las barreras de la misma película y la cinematografía, para ubicarse en proyectos como series, caricaturas, comerciales y hasta campañas políticas.

Cabe señalar, que conforme se fue desarrollando la historia del personaje al que Stallone dio vida por muchos años, el característico tema “Gonna Fly Now” también fue evolucionando de su mano; es por ello que durante las múltiples películas de la saga podemos disfrutar de diferentes versiones del también conocido como “Theme from Rocky”, teniendo así variaciones como la que se percibe en  Rocky II, donde es un coro de niños el que resalta interpretando el coro de la canción, o como la que se puede oír en la sexta y última cinta de Rocky, en la que hay una dominante presencia de trompetas y tonos vocales diferentes a los originales.

No obstante, si hablamos de la relevancia que tuvo el trabajo de Bill Conti en la mayoría de la saga cinematográfica, también hay que hacer notar que cuando el compositor se ausentó de su labor en la cuarta entrega de la misma, hubo otro genio dispuesto a ocupar su manto, y ese individuo fue Vince Dicola; quien haciendo uso de su experiencia para dotar a Rocky IV de una identidad sonora que a pesar de tener su sello personal, continuaba la línea musical que sus antecesoras habían marcado; logrando con ello el que su música fuera un soporte natural que enmarcara de manera un poco más “sutil” el foco central de la película, el cual se encontraba situado en el conflicto internacional entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y que con temas instrumentales como “Training Montage” y “War”, consiguió alimentar esa atmósfera de competitividad necesaria para una épica batalla que iba más allá de una simple pelea de box.

Por otro lado, algo que se puede percibir oportunamente en la propuesta musical que presentó Dicola para el soundtrack de Rocky IV, es que el compositor sumó aspectos más sentimentales y psicológicos que sirvieron como apoyo para la construcción de los personajes y el vínculo existente entre ellos, fortaleciendo con ello la narrativa visual con el recurso de secuencia por montaje en situaciones como la dolorosa muerte de Apollo Creed o arduos entrenamientos; es así que dentro de la película se incorporaron canciones de rock de aquella época para que fungieran como ese hilo conductor que lleve al espectador a explorar un lado de su consciencia más emotivo y empático con lo que sucede en pantalla.

Entre los extraordinarios temas que formaron parte de la selección musical de Rocky IV, podamos encontrar tracks bastante sobresalientes como “Burning Heart” de Survivor, “Hearts On Fire” de John Cafferty, “The Sweetest Victory” de Touch y “No Easy Way Out” de Robert Trepper.

Por otra parte, y como era natural dentro de una saga de películas que giran en torno a la actividad boxística, la presencia de la música en las entradas de personajes como Rocky Balboa, Apollo Creed, James “Clubber” Lang, Ivan Drago o Mason Dixon, era algo que sencillamente no se podía dejar pasar, puesto que a través de los años se ha vuelto parte esencial del evento, pasando a ser un ritual que habla de la personalidad de cada peleador y del momento que están viviendo en su carrera; y aunque en las seis entregas directas de Rocky tuvimos temas como “Marine’s Hymn Yankee Doodle” de Bill Conti, “High Hopes” de Frank Sinatra o “It´s A Fight” de Three 6 Mafia, sin duda alguna la mejor entrada que pudimos disfrutar dentro de la franquicia fue la que hizo El Conde de Monte Puño”,  Apollo Creed, de la mano del gran James Brown con la canción “Living In America”.

Pero como no podría ser de otra forma, al hacer un recuento de la musicalidad que enalteció al personaje de Rocky Balboa y a la exitosa saga de películas que encumbró Sylvester Stallone, es más que necesario el darle el reconocimiento que se merece al tema “Eye of the Tiger” de la banda Survivor; no sólo por ser uno de los puntos clave que ayudó a consagrar a Rocky III y a toda la franquicia en el gusto de millones de personas, sino porque fue una de las piezas musicales que durante los ochentas redefinió el cómo se percibía al soundtrack de una película, dejando atrás el estereotipo de música de acompañamiento, para pasar a ser un protagonista omnisciente dentro del filme.

Es obvio que a estas alturas de la vida, cuando ya han pasado casi 40 años desde que “Eye of the Tiger” sonó por primera vez en una sala de cine, sobra decir que es imposible el tener una imagen de Rocky Balboa sin tan excitante melodía en la mente, aunque esto pudo ser una posibilidad, al ser el tema “Another One Bites The Dust” de Queen la primera opción para formar parte del soundtrack de Rocky III; sin embargo, parece que el destino ya tenía conocimiento de la pareja perfecta que harían el personaje y la canción para la posteridad, aunque de no haber sido así, la pregunta es ¿Hubiera funcionado de la misma forma?

Ciertamente, es que esa es una duda que no nos gustaría resolver por una simple y sencilla razón, y es que cuando una canción corresponde a un proyecto de la manera que “Eye of the Tiger” lo hizo hacia la saga y el personaje de Rocky mismo, basta con entender que la energía, la emoción, la pasión y la garra que se transmite en el tema es un reflejo exacto de lo que la franquicia ha transmitido a las personas durante tanto tiempo, demostrando que nada es inasequible si se pone el alma y el corazón en ello.

NO OLVIDEN SEGUIRNOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Facebook: /TheIndigoShow

Twitter: @theindigoshow

Instagram: @the_indigo_show

Publicaciones Populares

¡Síguenos en nuestras redes!

Participa en el Show

¡Sé parte del Show!

¿Quieres ser parte de The Indigo Show? Regístrate para participar.

Regístrate

¿Quiénes Somos?

The Indigo Show es un proyecto que nació para apoyar a la música independiente nacional, proyectos nuevos o ya consolidados. Es un concepto diseñado para apoyar al artista independiente e inició transmisiones en enero del 2017.

Contacto

Av. de las Granjas #531, C.P. 02310, Ciudad de México, Copyright The Indigo Show. Todos los derechos reservados.

To Top