Quantcast
Notas

Sing Street: La tristeza feliz que rodea a un soundtrack ochentero

Para nadie es un secreto el que la década de los ochenta ha sido valorada por muchas personas como una época de oro donde la música, y el rock en particular, vivieron una de sus mejores etapas en la historia; por lo que su influencia ha continuado vigente en todos aquellos que no tuvimos la oportunidad de disfrutar de ella, creciendo así bajo una cultura de nostalgia que nos ha llevado a apreciar enormemente todo el aporte musical derivado de esos años.

Como era natural, la música de aquella década dorada ha sido una gran inspiración, no sólo para la música actual, sino para otras expresiones artísticas como la cinematografía, la cual nos ha regalado maravillosas cintas del género musical que capturan a la perfección la esencia de los ochenta de manera visual y auditiva, como tal es el caso de Sing Street.

Escrita y dirigida por el reconocido director irlandés John Carney, Sing Street vio la luz en 2016 como una película que juega con el amor, la nostalgia y una selección musical excelente como materia prima para ofrecernos una historia refrescante que navega por un mar de “tristeza feliz”.

Imagen por: Amazon

La cinta nos ubica en Irlanda durante los años ochenta, pintándonos un panorama social poco alentador desde el punto de vista económico, además de una carencia evidente en el sistema educativo y una situación familiar delicada; sin embargo, lo interesante comienza cuando todos estos elementos convergen en una historia donde un adolescente de 15 años llamado Conor Lawlor, forma una banda influenciada por el contexto musical de la época en búsqueda de conquistar el corazón de la chica de sus sueños.

Es en esta parte donde la presencia creativa de John Carney cobra mayor fuerza al tomar la batuta del proyecto y mostrar la consistencia y el balance necesario entre la historia y el aspecto musical; consiguiendo con ello meternos de lleno en ese mood irlandés británico ochentero a través de referencias destacadas y puntuales en cuanto a música se refiere.

Imagen por: Amazon

De cierto es que para que esto se pudiera lograr, el filme debía contar con un soundtrack por demás esplendido que reflejara de manera velada la idea de que “el rock and roll es un riesgo” y que además fungiera como un protagonista omnisciente que reforzara la atmósfera del espacio temporal y geográfico; presentando así una selección musical que explora el espectro sonoro de la época para incorporar temas de géneros como el rock, el synth pop, el new wave, el dance rock y varias vertientes musicales más que se gestaron durante los ochenta.

Es así que dentro del tracklist podemos encontrar canciones como “Stay Clean” de Motörhead, “Town Called Malice” de The Jam, Maneaterde Hall & Oates, “Pop Muzik” de M y “Steppin’ Out” de Joe Jackson.

Aunque si hay que mencionar un tema en específico que tiene un peso importante y que funciona como piedra angular dentro de la historia, ese sin duda alguna sería “Rio” de Duran Duran; puesto que gracias a la notable influencia musical que la banda liderada por John Taylor ejercía en la juventud del Reino Unido durante los años ochenta, este tema de los líderes de la famosa “Segunda Invasión Británica” se convertiría en la pieza ideal para que nuestro protagonista, Conor, se  inspirara en su sonido new romantic para volverse un músico futurista que con gran decisión compondría la primera canción original de la banda que acaba de formar junto a sus nuevos amigos, Sing Street.

Además de esto, cabe señalar que Duran Duran con “Rio” no solamente fue empleado dentro de la cinta como la influencia musical y visual que cimentó el debut de Sing Street, sino que también fue el parteaguas para el autodescubrimiento de la verdadera esencia de la agrupación; comenzando así una evolución que se vería retratada en letras de canciones que expresaban sentimientos genuinos y que eran musicalizadas haciendo uso de un abanico sonoro que a pesar de hacer referencia a la tendencia musical que muchas bandas de la época presentaban, se sentía muy propio y sincero.

Por otra parte, algo de lo que hizo a Sing Street una película tan especial fue esa forma de dejar brillar a la música mientras se brinda ese foco central a conceptos como el amor con la historia entre Conor y Raphina, los sueños y anhelos personales, o la vida misma; siendo estos abordados desde una perspectiva tan romántica que fácilmente fueron reducidos a un par de palabras: tristeza feliz.

Y es que a pesar de que la conjunción de ambas palabras pueda sonar un tanto extraña, es tal cual esa composición de sentimientos la que resume a la cinta, encontrando un paralelismo musical en el trabajo de una de las bandas británicas que marcaron todo un hito durante los ochenta con sus canciones, The Cure.

Claro está que el asociar el término “tristeza feliz” a The Cure no es nada extraño, puesto que uno bien puede cerrar los ojos mientras escucha su música y la definiría de esa forma sin pensarlo tanto; logrando así que “In Between Days” formara parte del soundtrack de Sing Street como una muestra musical de que aún cuando la vida esté llena de sinsabores y que la realidad sea bastante cruel, el aceptarlo y hacerle frente, es la mejor forma de lidiar con ello y continuar nuestro camino.

Ciertamente es necesario apuntar, que mucho del éxito que John Carney ha conseguido con Sing Street y otras obras cinematográficas de su autoría como Once y Begin Again,  se debe al saber elegir a los colaboradores con los que realiza las canciones originales para sus películas, además de experimentar en ese aspecto con los actores para interpretarlas; por lo que para el soundtrack de este filme en específico el director trabajó con Gary Clark, vocalista de la banda Danny Wilson, algunos miembros de la banda Relish y hasta realizó una colaboración con el frontman de Maroon 5, Adam Levine, quien saliendo del concepto ochentero se unió al proyecto para ejecutar el esperanzador tema que da cierra a la película, “Go Now”.

Del trabajo que Carney produjo en conjunto con su equipo, fueron siete los tracks originales que se realizaron para el filme, los cuales además de ser interpretados por los actores y de seguir esa línea sonora ochentera, cuentan con una personalidad musical y visual propia que conforme va transcurriendo la historia, va haciendo muy difícil el imaginarse la película sin esas canciones, llegando incluso a generar una sensación de realismo empático que pide a gritos el que Sing Street sea un proyecto musical que vaya más allá de la pantalla grande; teniendo un maravilloso ejemplo de esto en el tema “Drive It Like You Stole It”, mismo que con un montaje inspirado en los bailes de los años 50 y haciendo un guiño a Back to the Future, se convierte en uno de los mejores momentos de la cinta.

Y por otro lado, también es necesario resaltar que cada uno de los temas denota que fue concebido para albergar y proyectar diferentes sentimientos y estados de ánimo que terminan por entrelazarse de manera natural a la historia para darnos una lección de vida que quizá de otra forma no la captaríamos igual.

Es así que canciones como “The Riddle of the Model”, “A Beautiful Sea”, “Up” o “To Find You” nos transmiten una parte del alma del personaje de Conor Lawlor, logrando conectar con el espectador de una manera tan íntima que es como si nosotros mismos estuviésemos viviendo a flor de piel cada una de las situaciones que se presentan en la película.

A estas alturas sobra decir que Sing Street no sólo es un recorrido nostálgico por los ochentas y su música, ni tampoco se limita a ser una historia de amor juvenil de corte épico; pero que si tuviéramos que definir a la cinta de alguna forma, diríamos que es un viaje cinematográfico que nos lleva a las profundidades de cada uno de nosotros para preguntarnos si estamos dispuestos a descubrir qué es la tristeza feliz y correr el riesgo de enfrentarnos a lo que sea a cambio de ver nuestros sueños hechos realidad.

NO OLVIDEN SEGUIRNOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Facebook: /TheIndigoShow

Twitter: @theindigoshow

Instagram: @the_indigo_show

Publicaciones Populares

¡Síguenos en nuestras redes!

Participa en el Show

¡Sé parte del Show!

¿Quieres ser parte de The Indigo Show? Regístrate para participar.

Regístrate

¿Quiénes Somos?

The Indigo Show es un proyecto que nació para apoyar a la música independiente nacional, proyectos nuevos o ya consolidados. Es un concepto diseñado para apoyar al artista independiente e inició transmisiones en enero del 2017.

Contacto

Av. de las Granjas #531, C.P. 02310, Ciudad de México, Copyright The Indigo Show. Todos los derechos reservados.

To Top